EVALUACIÓN PRE-QUIRÚRGICA DE CIRUGÍA DE MOVIMIENTOS ANORMALES     

 

La Enfermedad de Parkinson es una enfermedad crónica, degenerativa causada por la perdida de neuronas en el haz nigro-estriatal y la subsecuente disminución del neurotransmisor dopamina. Dicho trastorno causa en el paciente principalmente temblor de reposo, rigidez de articulaciones, bradicinecia (lentitud de movimientos) y cambios en los reflejos posturales, existiendo otras manifestaciones.

 

No se conoce a ciencia cierta una causa para este trastorno pero se conoce de genes asociados con la muerte de estas células tan importantes.

 

Existen medicamentos que ayudan a mejorar los síntomas de la enfermedad como la levodopa, agonistas dopaminérgicos (pramipexole, pergolide, bromocriptina) , anticolinérgicos (trihexifenidilo, biperideno), inhibidores de la Monoaminooxidasa (selegiline, razagiline), inhibidores de la COMT (tolcapone, entacapone). Sin embargo estos medicamentos tienen limitaciones debido a los efectos secundarios y tiempo limitado de acción. Pero en manos expertas se puede legar a un control adecuado de la enfermedad durante muchos años.

 

Existe la posibilidad de realizar una intervención quirúrgica que sin ser curativa, ayuda con los signos y síntomas, principalmente el temblor, teniendo en cuenta que sirve poco para los síndromes en donde predomina la rigidez y la bradicinecia.

 

Esta intervención se realiza mediante la aplicación de un estimulador (parecido a un marcapasos) en una parte muy profunda del cerebro llamado Núcleo subtalamico de Luys. Mediante esta estimulación eléctrica se disminuye los síntomas y signos de esta enfermedad y se logra una importante reducción en la ingesta de medicamentos.

 

No todos los pacientes son candidatos a esta intervención y deben  ser sometidos a una exhaustiva evaluación mediante un comité experto en este tipo de intervenciones para elegir al candidato idóneo ya que se trata de una intervención costosa.